shutterstock_53166526

La leche materna, el mejor tratamiento para un bebé prematuro

Los médicos consideran que un bebé es prematuro cuando nace antes de las 37 semanas de gestación. Al no completar las 40 semanas los bebés prematuros no han acabado de desarrollarse al máximo en el útero. Por este motivo son más pequeños y delicados de salud.

Por norma general un bebé prematuro es trasladado a la unidad de neonato donde recibe cuidados especiales. Pero si hay algo que beneficia al bebé a que complete su desarrollo es la leche materna. En muchos hospitales las madres no son informadas de ello pero lo más aconsejable es que pidas que tu bebé sea alimentado con tu propia leche.   

Está comprobado que la leche que produce la madre de un bebé prematuro es diferente en algunas propiedades a la leche de las madres que han dado a luz a los nueve meses. Por ejemplo, las madres de hijos prematuros producen leche con mayor contenido en sodio, cloro y hierro. También es importante que el pequeño se nutra del calostro ya que este es rico en inmunoglobulina, agua, proteínas, grasas y carbohidratos.   Si la lactancia es primordial para fortalecer las defensas de los bebés al nacer, lo es especialmente en el caso de los bebés nacidos antes de tiempo.

No te preocupes si al principio apenas consigues extraer gran cantidad de leche. Los nervios, la preocupación y en especial las necesidades de un bebé tan pequeño son factores influenciables. Comienza a estimular tus pechos con una bomba de extracción lo antes posible tras dar a luz. En NUK encontrarás varios modelos dependiendo de tus necesidades

En el momento en que los médicos te lo permitan, busca el contacto con tu hijo porque esto le estimulará, e inclusive algunas veces buscará tu pecho de forma instintiva para prenderse al pezón aunque siga alimentándose con leche materna a través de la sonda.

Deja un comentario