bebé prematuro

Noviembre es el mes de los prematuros

En España nacen al año alrededor de 30.000 bebés prematuros y cerca de 15 millones lo hacen en todo el mundo, lo que supone un 15% del total de nacimientos (según la OMS). Estos niños vienen al mundo semanas o inclusos meses antes de estar preparados y la ciencia no es aún capaz de determinar las razones exactas de este adelanto ni tampoco indicar cómo se podría evitar. Aún así, se cree que el estrés es un factor muy influyente a la hora de que se produzca un parto prematuro. Por este motivo, aumentan cada vez más los casos en los países desarrollados donde otros factores como la alimentación, la higiene y los cuidados de las madres son buenos.

La tasa de supervivencia de los bebés prematuros en nuestro país es del 40% para bebés que nacen pesando 500 gramos, del 75% para los que pesan entre 750 y 1.000 gramos y del 85% para los que están entre los 1.000 y los 1.250 gramos. De ese peso en adelante la mayoría sobreviven. Hace diez años todavía se consideraba de altísimo riesgo cuando el bebé nacía pesando menos de 1 kilo y hace 30 años solo 1 de cada 10 bebés por debajo de ese peso sobrevivía, hoy lo hacen 6 de cada 10.

El próximo 17 de noviembre es el Día Mundial del Niño Prematuro, una fecha en la que se pretende atraer la atención sobre los partos prematuros, una de las principales causas de mortalidad en neonatos y la segunda causa de mortalidad infantil en el mundo.

El año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus entidades asociadas publicaron el informe “Born Too Soon: The Global Action Report on Preterm Birth” (“Nacido demasiado pronto: Informe de Acción Global en Nacimientos Prematuros”) en el que se plasmaban los compromisos de la OMS con los nacimientos prematuros y la atención prestada a estos bebés:

  1. Colaborar con los países para mejorar la disponibilidad y la calidad de los datos sobre nacimientos prematuros.
  2. Análisis actualizados del número de nacimientos prematuros en el mundo y su evolución cada 3 o 5 años.
  3. Investigar las causas de los nacimientos prematuros, su eficacia y las estrategias de ejecución en las intervenciones para prevenir el parto prematuro y tratar a estos bebés.
  4. Actualizar periódicamente las directrices clínicas para el manejo del embarazo y de las mujeres con síntomas o riesgo de parto prematuro, así como las relativas a la atención que se presta a los prematuros, el método canguro, la alimentación, el tratamiento de infecciones y problemas respiratorios y el seguimiento en atención domiciliaria.
  5. Crear herramientas para mejorar las competencias de los profesionales sanitarios y evaluar la calidad de la atención que se presta a los prematuros.

 

 

 

Deja un comentario