Puntos a tener en cuenta cuando viajas con tu bebé

Algunas parejas creen que con la llegada de un bebé al matrimonio hay que renunciar a viajar como anteriormente. Eso no es del todo cierto y con las pautas que a continuación os aconsejamos verás como viajar en familia no es tan difícil.

Lo más importante es preparar el viaje de forma relajada pero detallada. Tomaros las cosas con calma, aseguraos que no tendréis que ir con prisas y sed previsores. Salid con tiempo al aeropuerto, preparad algo de comida y bebida para para que vuestro niño esté hidratado y lleno cuando lo requiera.

Primero debéis decidir el medio de transporte con el que desplazaros. Saber que los bebés pueden viajar en avión pasado el mes de su nacimiento. Para evitarle problemas de oído con darle el pecho o ponerle su chupete durante el despegue y aterrizaje será suficiente. Casi todas las compañías de vuelo tienen calienta biberones y potitos. Durante los dos primeros años de niño no tendrá que pagar billete de avión, sólo tasas y no ocupan asiento.

Uno de los problemas más comunes que puedes encontrar en el aeropuerto es que el cochecito no pase por el arco de seguridad, aunque en la mayoría de las compañías permiten llevarlo hasta la puerta del avión.

Donde no tendréis este problema en el tren. Es uno de los medios de transporte más cómodos para viajar con niños pequeños y no necesitan billete. Lo mejor es elegir los asientos con espacio suficiente y poder dejar la sillita a vuestro lado.

Lo que debéis preparar con tiempo son los documentos del bebé. Si viajáis dentro de España basta con llevar el Libro de Familia. Es muy importante que reviséis las condiciones de la compañía de viajes que contratéis, ya que por ejemplo Ryanair sólo admite DNI o pasaporte para todos los menores viajen dentro o fuera de España.

Para evitar posibles problemas lo mejor es tramitar su pasaporte.
En cuanto a comer fuera, si el bebé aún es lactante no habrá problemas. Si ya toma el biberón o potitos, en cualquier restaurante te calentarán el agua o el tarrito. Recuerda que NUK tiene a tu disposición un calienta biberones para coche ideal en este tipo de viajes.

No os vendría mal practicar las tomas de biberón si aún no lo hace antes de salir de viaje. Y también es recomendable llevaros la comida del niño sobre todo si viajáis al extranjero porque no en todos los países se vende igual. Como curiosidad saber que en Italia los potitos no mezclan sabores, son sólo de zanahoria, sólo de pollo, sólo de manzana etc.

No carguéis mucho la maleta y estudiad vuestro lugar de destino para tener la ruta más o menos controlada.

¡Animaos y a seguid viajando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *