Vivir la maternidad a los 20, 30 y 40.

Cada edad trae una forma diferente de vivir la maternidad. ¿Qué cambia si eres madre a los 20, 30 o 40? ¡Lo descubrimos en el blog de bebesnuk!

La maternidad puede tener repercusiones distintas según las diferentes edades en las que se experimente. Como en todo, la edad trae consigo un número muy alto de ventajas y inevitablemente algunas desventajas.

¿Cómo lo viviste tú?

Como bien dicen, no existe una edad ideal para ser madre, es más una cuestión psicológica y de madurez.

Un hecho que nos acepta discusión es que tener un hijo te cambia la vida, sea con la edad que sea. Los humanos seguimos teniendo esta parte de instinto animal que nos hace proveer para nuestro hijo. No se nace enseñado por lo que si eres mamá reciente sólo tienes que seguir este instinto maternal que os caracteriza y dejarte llevar.

Tener un hijo a los 20 años tienes sus ventajas y sus inconvenientes. Estas madres acostumbran a tener espacios de socialización a los que a veces tienen que renunciar debido a sus responsabilidades como madre. Es verdad que acostumbran a tener menos temores y miedos.

A los 30 años la decisión de tener un hijo puede considerarse una de las decisiones más importantes del momento. Normalmente ésta es la franja de edad en que más chicas deciden tener sus hijos. Normalmente son chicas autónomas, con vidas más o menos estables y unos objetivos claros.
Aún así, sus pensamientos no son tan ingenuos ni inconscientes como las veiteañeras por lo que les tira más la razón que los sentimientos o la emoción.

Ser madre a los 40 años tiene también sus beneficios. Se trata de mujeres ya realizadas en sus profesiones que pueden dedicar más tiempo a su bebé. Con un poco de deseo urgente de ser madres nace la necesidad de dedicarse por completo a su bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *