hidratarse-en-verano

¡En verano, la máxima hidratación para tu bebé!

Cuando las temperaturas suben, todos acostumbramos a sudar más y perdemos más líquidos. Esto también pasa con los bebés, por eso es importante asegurarnos que no están deshidratados y no tienen sed.

Durante los meses de más calor, los pediatras y los nutricionistas en general insisten en la importancia de beber más líquidos de lo habitual, especialmente agua. En NUK recomendamos anticiparse a la situación de sed (que indica que se está produciendo una deshidratación) y coger el hábito de beber con mayor regularidad.

Para los más pequeños debemos saber que los días secos y ventosos son peligrosos ya que la sensación de sudoración es más reducida. Por otro lado, los días cálidos y muy húmedos pueden ser engañosos. A veces no hay mucho sol pero la temperatura sigue siendo alta.

Aunque el niño se esté bañando en la playa o en la piscina, es importante que se vaya hidratando y que no se salte las comidas.

La clave: Dar de beber al bebé con frecuencia y siempre que lo pida :)

Deja un comentario