¿No deja de llorar?

¿Tu bebé ha empezado a llorar alguna vez y no había manera de calmarlo? La respuesta ya la sabemos… ¡a todos los padres les ha pasado!

Como sabemos que es un momento en el que se pasa bastante mal… ¡os vamos a ayudar con unos consejitos que nos iran genial para intentar calmar a nuestro peque! Tomad nota 😉

Lo más probable es que el bebé llore porque intenta decirnos algo. Puede tener hambre, sed, el pañal sucio, puede dolerle alguna cosita… ¡tenemos que ser un poco adivinos!

¿Qué debemos tener en cuenta?

Comprobar que está todo correcto. Si está en la habitación, debemos mirar que no le moleste alguna cosa, que no tenga una mala posición. Igual está demasiado tapado, o solo quiere un poco de compañía.

Le gustará que lo cojas para calmarlo. Acarícialo, háblale, cuéntale un cuento…

¿Qué tal está el pañal? No está de más mirar su pañal, y ver si tiene alguna irritación en la piel.

Puede ser que tenga cólicos, y por eso llora. Para aliviarlo puedes tumbar al bebé boca abajo sobre tu antebrazo y con la mano libre masajeamos suavemente su barriguita.

– Si está nervioso, pon su espalda contra tu pecho, cógelo por delante pasando la mano entre sus piernas. Con la mano libre puedes masajear sus piernas, brazos, cabeza y barriguita.

¿Tiene hambre? Vamos a darle un biberón. Quizá ya llega su hora de la comida, o tiene sed.

No quiere dormir. Juega un poco con él… ¡pero escoge juegos tranquilos para no ponerlo más nervioso!

¿Nos vamos de paseo? A veces, estos peques cuando se sientan en su cochecito se quedan roque. Siempre puede ser una buena opción…

¿Qué tal un bañito relajante? Seguro que lo relajará muuuucho.

Si queréis descubrir más… ¡no te pierdas el vídeo que nos trae Alba en el Diario de una mamá by NUK! Seguro que te será de gran ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *