Cómo vestir a tu bebé para dormir este verano

Los hábitos cambian cada estación: la alimentación, las actividades… Las altas temperaturas nos obligan a cambiar costumbres. También durante la vigilia. Vamos a darte las claves para que el peque de la casa duerma lo más plácidamente posible estos meses de calor.

Cada verano nos echamos las manos a la cabeza cuando se anuncian olas de calor, sin embargo, en invierno, soñamos con las altas temperaturas y el clima estival. Pero ¡cuidado! nuestros peques no soportan el calor cómo nosotros, y además no se pueden comunicar con nosotros tal y cómo nos gustaría. ¿Qué podemos hacer para que nuestro bebé esté relajado y concilie el sueño con total normalidad?

Una manera fácil de saber si nuestro bebé tiene frío o calor es tocarle el cuello o el pecho. Detectarás en seguida si está sudando y podrás quitarle capas de ropita, hidratarlo y refrescarlo.
Si es necesario, el bebé puede ir tranquilamente con pañal y nada más en las horas de calor intenso, cómo por ejemplo, la hora de la siesta.
El resto del día, ponle una prenda que le tape su pecho, algo ligero y fresquito. Un pijamita de verano será una prenda ideal, sin body ni camiseta interior. De vez en cuando podemos comprobar cómo va el sueño de nuestro peque.

Es muy importante que nuestro bebé duerma en una zona seca y sin corrientes con una temperatura media. Nunca dejes el aire acondicionado encendido en su habitación, y si lo haces, controla la temperatura con frecuencia.

Básicamente debemos regirnos por nuestras propias sensaciones, si tenemos calor y nos ponemos prendas más ligeras, hagamos lo mismo con nuestro peque, si notas que empiezas a sentir frío en los pies, lo más posible es que a tu bebé le pase lo mismo.

Y después de estos consejos, ¡a dormir cómo un tronco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *