Los hábitos y el aprendizaje en las guarderias y escuelas infantiles

Las guarderías o escuelas infantiles son mucho más que un maravilloso espacio para que tu peque juegue, explore y confraternice con sus compañeros. En ellas comenzamos a aprender rutinas y valores.

Lo más probable es que, si nos paramos a pensar, sea muy lógico reparar en todos los conocimientos que va a comenzar a absorber tu pequeño, toda la estimulación sensorial y el desarrollo de su psicomotricidad.
Pero a veces, las rutinas más cotidianas son las más importantes dentro del entorno escolar y las que más desapercibidas pueden pasar.
Y, ¿cuáles son los hábitos principales en las guarderías?

    – La Entrada y la salida del centro: Los papás se despiden de sus peques y estos pasan a ser recibidos por sus profes con cariño, atención e interés. No hay que pasar por alto de que se trata de un momento de mucha tensión para nuestros peques. Lo ideal es que marquemos una rutina y que la repitamos cada día para infundirles tranquilidad y confianza. Poco a poco, lo que podría llegar a ser un momento conflictivo pasará a convertirse en un hábito.
    La salida es el momento perfecto para que papis y profes intercambien información.

    – Momento de higiene personal: Ya sea antes de cualquier comida o antes de hacer una pequeña siesta, el ratito de aseo contribuye al desarrollo de nuestro peque: le irá dando más independencia, aprenderá la importancia de ciertas rutinas y podrá aplicarlas en otras situaciones y entornos.

    – El juego: es el momento para que nuestro peque desarrolle su psicomotricidad y la comunicación con sus compañeros. Es la oportunidad ideal para expresar su creatividad y divertirse, ya sea solo o en grupo.

    – La comida: al no estar en casa, la comida en la guardería se convierte en el momento ideal para que nuestro peque refuerce su autonomía y se habitúe a comer solito. Además, tendremos la oportunidad de incorporar nuevos alimentos a su dieta y enseñarle a comer de manera sana y equilibrada.

    – El sueño: después de las comidas, es necesario un buen descanso para recuperar energía y poder seguir jugando y aprendiendo.

Es muy importante ser consciente de que todo el trabajo de adquisición de hábitos es un trabajo que viene de la mano del equipo: papis-guardería, por lo que la comunicación entre los educadores y los padres tiene que ser bidireccional. ¿Y vuestros peques, qué tal han empezado la guardería?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *