Decoración navideña con los más pequeños

¡Qué ilusión nos hace ver llegar la Navidad y poder ponernos a decorar todos los rincones de la casa! (a veces, nos emocionamos más que los peques).

La decoración es una actividad genial para compartir en familia: hacerse un buen chocolate caliente, ponerse unos buenos calcetines de lana y sentarse en el suelo a desenrollar luces y montar el belén.

Pero siempre hay que ser cautos y extremar las medidas de seguridad sobretodo si nuestro bebé empieza a gatear o a caminar. La decoración navideña tiende a ser llamativa y brillante, algo que llamará la atención de nuestros bebés de una manera sobrenatural.

Los adornos: todos los adornos al posible alcance de los peques tienen que estar totalmente homologados. No deben tener grietas, ni puntas, ni pequeñas piezas… Tenemos que ir con máximo cuidado con los adornos pequeños o de materiales muy delicados. Lo ideal: bolas de fieltro, lana, corcho o cualquier material blandito.

Las luces: es posible que hoy por hoy, las luces sean mucho menos peligrosas que hace unos años, cuando las bombillas aún eran de cristal (y además, ¡enormes!). De todas formas, tenemos prestar mucha atención a los cables (que no estén pelados), apagarlas cuando no estemos en casa o nos vayamos a dormir…etc.

El árbol: la regla más importante para la seguridad de nuestro peque con respecto al abeto es su estabilidad. Tiene que estar bien sujeto y no ocupar una zona de paso.

Otros consejos: la decoración navideña puede ser tan amplia como nuestra imaginación. Nuestra casa será mucho más segura si controlamos objetos de dimensiones reducidas, velas, enchufes, adornos eléctricos y plásticos.
Nos ahorraremos sustos y disfrutaremos a tope de todas las festividades 🙂

Y tú, ¿cómo decoras la casa en Navidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *